Colaboradores

El fútbol y la crueldad de los penales: cuando la suerte escribe la historia

Posted on

El rugido ensordecedor de 50 mil gargantas vinotintos se ahogó en un mar de silencio. El penal convertido por Canadá, suave y colocado, congeló la ilusión de una nación. Ayer, el fútbol nos recordó su cruel faceta: la lotería de los penales, donde la técnica se ve opacada por la fragilidad mental y el azar.

En el fútbol, como en la vida, la suerte juega un papel determinante. Recordemos hace unos días, el penal fallado por Cristiano Ronaldo, las lágrimas de frustración, el peso de la responsabilidad… Un recordatorio de que el deporte, en su máxima expresión, también es fragilidad humana.

Como olvidar en otra disciplina (El beisbol) aquel pitcheo equivocado de Silvino Bracho que costó la eliminación del Clásico Mundial al equipo venezolano, o en la Copa América del 2011 el tiro penal fallado de Franklin Lucena que aún persigue como un fantasma… Errores que marcan a fuego a los protagonistas, cargándolos con el peso de la derrota.

Pararse a doce pasos del balón, en ese instante crucial, exige más que una simple ejecución técnica. Se trata de una batalla mental, donde la confianza y la astucia son las armas más poderosas.

Practicar hasta el cansancio, definir la técnica, trabajar la mente… La preparación es fundamental, pero en el momento de la verdad, la suerte puede jugar una mala pasada.

Las tres fallas de la Vinotinto fueron un reflejo de la presión, la inexperiencia y la mala fortuna. Ayer, la lotería de los penales nos despojó de un sueño, pero el fútbol sigue girando.

Como decía Héctor Lavoe, «ya llegará el día de la suerte». Y cuando ese día llegue, la Vinotinto estará lista para cobrarse la revancha, no solo con técnica, sino también con la fortaleza mental que forjan las derrotas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias

Salir de la versión móvil